Booking.com

domingo, 17 de abril de 2016

Pan rápido en bolsa. Receta

Aunque me gustan mucho los panes con una larga fermentación, respetando los tiempos de levado y hechos con más tranquilidad, he de reconocer que este pan rápido en bolsa de asar que os traigo hoy, me ha sacado de algún aprieto esos días en los que por cualquier circunstancia no disponéis de pan fresco.

Este es un pan tan sencillo, que cualquiera puede hacerlo aunque no tenga ni las más mínimas nociones de panadería. Resultando un bollito tierno, pero de corteza crujiente perfecto para degustar con algún fiambre, paté o queso.

Yo antes tenía el problema de que para este tipo de panes pedían un recipiente con tapa de cristal tipo Pyrex que nunca tenía, pero así preparado en bolsa de asar, cualquier puede tenerlas a mano, sin gastar en otro cacaharro ni dinero, ni espacio.
Ingredientes para un bollo de medio kilo
  • 500 g de harina panadera, 1 sobre de levadura de panadería, 2 cucharaditas de sal, 1 cucharadita de azúcar, 30 g de aceite de oliva, 250 g de agua
Cómo hacer pan rápido en bolsa de asar
Comenzaremos mezclando el agua ligeramente templada con la levadura en polvo y elazúcar. Removemos. Añadimos la harina, la sal, el aceite y vamos formando una masa.Amasamos con el accesorio gancho durante 10 minutos o bien a mano durante 20 minutos, hasta lograr una masa elástica y que no se pegue.
Boleamos arrastrando la masa con las manos, para que se forme una bola. Hacemos unos cortes con una cuchilla en la parte lisa dejando el cierre hacia abajo, o bien, como he hecho yo, dejando el propio cierre de la masa hacia arriba.
Engrasamos la bolsa de asar ligeramente con aceite y metemos el bollito de pan enharinado por la superficie, cerrando la bolsa con el cierre metálico. Colocamos la bolsa encima de una bandeja para hornear y metemos en el horno sin precalentar durante 1 hora a 220 grados.

Tiempo de elaboración | 1 hora y media
Dificultad | Fácil
Degustación
Este pan rápido en bolsa es ideal para acompañar unos embutidos o unos quesos en esos días que por circunstancias no disponemos de pan y nos apetece un pan crujiente y fresco, pero sin liarnos en la cocina. Si os sobra, guárdalo en una bolsa de tela de algodón para que se mantenga lo más tierno posible hasta el día siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario